ONU: Explotación sexual infantil es problema global

[GINEBRA, 17 de septiembre de 2008]- Cada año en el mundo hay alrededor de un millón de infantes y adolescentes atrapados por el comercio sexual, según datos difundidos hoy en la sede europea de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) junto con representantes de gobiernos de Europa y Asia Central, así como expertos en derecho infantil y representantes de la sociedad civil se dieron cita en Ginebra para identificar nuevos retos y elaborar estrategias contra la Explotación Sexual Comercial Infantil.

Esta reunión preparatoria fue convocada con miras al III Congreso Mundial contra la Explotación Sexual Comercial Infantil que se llevará a cabo en Brasil del 25 al 28 de noviembre próximos.

En 1996 durante la cumbre celebrada en Estocolmo se definió la Explotación Sexual Comercial Infantil (ESCI) como "una violación fundamental de los derechos de la niñez, la cual abarca el abuso sexual por parte del adulto, y remuneración en dinero o en especie para el niño (a) o para una tercera persona o personas".

María José Chamorro es encargada del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC).

La funcionaria dijo que las instituciones nacionales e internacionales interesadas en erradicar este problema han utilizado diferentes métodos para ubicar la cantidad de niños que están siendo explotados, así como las condiciones de explotación en las que están envueltos.

Sin embargo, continuó Chamorro, es imposible saber a ciencia cierta la totalidad de niños y adolescentes que son víctimas de esta actividad criminal, porque en el mayor de los casos se trata de actividades clandestinas que hacen de los niños personas invisibles.

Según los organismos encargados de la aplicación de la ley, la explotación sexual infantil es una de las actividades del crímen organizado con mayor crecimiento en todo el mundo, solamente superada por el comercio de drogas y armas.

Se calcula que estas organizaciones ganan millones de dólares todos los años, mediante la trata de seres humanos, la gestión de prostíbulos y la producción de pornografía, agregó.

Chamorro indicó que la explotación sexual infantil es una de las peores formas de trabajo infantil y que para ayudar a erradicarlo la OIT trabaja con los estados miembros para que tanto a nivel local como nacional se modifiquen los códigos penales y se castigue más severamente este delito.

Para la OIT, la explotación sexual comercial de la niñez contituye una forma de coerción y violencia contra ésta, equivale al trabajo forzado y constituye una forma contemporánea de esclavitud.

Se incluye dentro de la categoría de explotación sexual comercial: la pornografía, la prostitución, el tráfico de niños y niñas con fines sexuales y el turismo sexual.

Con respecto a las víctimas, Chamorro destacó que la OIT en colaboración con los gobiernos, trabaja en la implementación de programas para dar ayuda y apoyo psicológico a los niños y sus familiares para que salgan adelante.

Es pertinente que se tomen todas las medidas posibles para evitar que la explotación sexual comercial infantil siga en aumento, lo cual desafortunadamente, ya se ha convertido en un realidad global, concluyó.

 

Please note that these reports are hosted by CRIN as a resource for Child Rights campaigners, researchers and other interested parties. Unless otherwise stated, they are not the work of CRIN and their inclusion in our database does not necessarily signify endorsement or agreement with their content by CRIN.